Buscador


Latinoamérica

Los lobistas mejor pagados en Chile militan en la Democracia Cristiana

01-08-2014

Julio Valladares, Exequiel Silva y Pablo Berazaluce son tres asesores que este gobierno contrató para negociar en el Congreso sus proyectos clave. Los tres son militantes de la Democracia Cristiana y tienen vasta trayectoria en el mundo de las asesorías políticas, según revela el Centro de Investigación Periodística (CIPER). Todos participaron en la creación de Conexxa junto a Alexis Yáñez, ex operador político de la Concertación, quien mientras trabajaba para el gobierno hacía lobby para empresas, como KDM en la basura, casinos y educación superior, donde fue socio de Teodoro Ribera en la Universidad Autónoma e Inca-Cea. La delgada línea que separa el rol de asesor de autoridades públicas y defensor de intereses privados está bajo la lupa.

Aunque nunca ha sido diputado ni senador, Julio Valladares Muñoz es uno de los profesionales que mejor se desenvuelve en el Congreso. Por eso fue elegido por el gobierno de Michelle Bachelet para hacerse cargo de una misión clave para el éxito de su programa: la coordinación política y la relación con los parlamentarios en la tramitación legislativa de la reforma tributaria. Una de sus tareas es negociar en ambas cámaras los detalles del proyecto eje del gobierno. Y por ello es muy bien remunerado. Como asesor del ministro de Hacienda, Alberto Arenas, Valladares recibe mensualmente un sueldo bruto de $6.500.000. Es uno de los 20 funcionarios a honorarios de la Subsecretaría de Hacienda mejor pagados.

El ex diputado Exequiel Silva Ortiz recibe poco más de $5,9 millones como parte del equipo de asesores de la reforma educacional, el proyecto más importante de la administración Bachelet. Su nombre figura en uno de los tres contratos a honorarios con mayores remuneraciones en el Ministerio de Educación (Mineduc). Y es que su papel será clave en la tramitación de los proyectos de ley que el ministro Nicolás Eyzaguirre presentará para sacar adelante la principal promesa de campaña de la Mandataria: educación gratuita y de calidad para todos los chilenos. Pero su rol va más allá del Congreso, ya que como uno de los poco Demócrata Cristianos en el gabinete del ministro, Silva es el encargado también de convencer a la Iglesia Católica de los cambios que propone el gobierno.

Una tarea similar tendrá Pablo Berazaluce Maturana, pero desde el Ministerio de Economía. El 11 de marzo pasado asumió como coordinador legislativo del ministro Luis Felipe Céspedes. Su misión: analizar la agenda legislativa, tramitar y defender los proyectos de ley en el Congreso, preparar los proyectos y sus indicaciones y gestionar en terreno reuniones parlamentarias. Por ello recibe un sueldo bruto mensual de $4,5 millones, lo que también lo posiciona como uno de los 20 contratos a honorarios más caros en esa cartera.

Ni Valladares ni Silva ni Berazaluce tienen la obligación de entregar declaraciones de patrimonio o de intereses a la Contraloría. La ley no se los exige a pesar de ser los principales lobistas del gobierno; la punta de lanza en el tira y afloja de sus respectivos ministerios con senadores y diputados para obtener los votos que garanticen el cumplimiento de los proyectos más importantes del programa de Bachelet. Julio Valladares es profesor de Historia y Geografía, Exequiel Silva es médico veterinario y Pablo Berazaluce es cientista político. A primera vista, parecen distintos. Pero son varias las vías que los unen y también vinculan a otras zonas de poder.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.