Buscador


Maduro trata de calmar la protesta ampliando el periodo festivo de Carnaval

28-02-2014

Venezuela iniciaba el jueves un largo asueto de una semana con el que el presidente socialista Nicolás Maduro busca bajarle la temperatura a las mayores protestas contra el Gobierno en más de una década, aunque en algunas regiones del país se mantenían focos de tensión.

El presidente, que ha hecho llamados a la paz mientras acusa a sus adversarios de ser “fascistas” empeñados en derrocarlo, decretó el jueves y el viernes como días no laborables en conmemoración de los fuertes disturbios sociales ocurridos en 1989 conocidos como el “Caracazo”.

El asueto se sumará al tradicional feriado de Carnaval, el lunes y el martes de la semana próxima, fecha en la que los venezolanos tradicionalmente migran en masa hacia las cálidas playas caribeñas del país petrolero.

Y el próximo miércoles está previsto el inicio de varios días de conmemoraciones por el primer año del fallecimiento del líder izquierdista Hugo Chávez, el mentor político de Maduro.

La oposición, sin embargo, salió a las calles el jueves.

Cientos de manifestantes se mantenían congregados en algunos barrios de la acaudalada zona del este de Caracas, cerrando calles con barricadas de basura, mientras las fuerzas públicas los vigilaban de cerca.

La policía antimotín utilizó gases lacrimógenos para mantener a los manifestantes alejados de las autopistas principales, algo que ha venido ocurriendo en las últimas semanas de protestas.

“Es mejor un año sin Carnaval que una vida sin libertad”, se leía en muchas de las pancartas de los manifestantes.

“Estamos cansados de lo que estamos viviendo, que es escasez, delincuencia y maltrato. Por ese cansancio, podrán decretar vacaciones todo el año pero nosotros vamos a seguir protestando”, dijo Jennifer Díaz, asesora en una agencia de viajes, de 40 años, cargando una gran bandera venezolana.

Las autoridades opositoras han suspendido actividades populares relacionadas con la festividad.

“Decidimos suspender los eventos que teníamos pautados por Carnaval, porque aquí no hay razón para celebrar”, dijo el alcalde opositor Ramón Muchacho, del municipio capitalino de Chacao, donde se han registrado constantes protestas.

Refiriéndose a sus adversarios, Maduro dijo el miércoles: “Si ellos vinieran aquí a Miraflores (el palacio de Gobierno) entonces impondrían una dictadura para quitarnos el Carnaval”.

“¡No lo voy a permitir, el Carnaval 2014 va y va y va!”, añadió.

Las protestas comenzaron a principios de febrero, con mayor intensidad en el occidente del país donde los estudiantes salieron a manifestarse en contra de la inseguridad, la escasez de bienes de consumo y la elevada inflación.

Desde entonces, se han producido choques violentos entre los manifestantes con las fuerzas de seguridad y con partidarios del Gobierno que han dejado -directa e indirectamente- al menos 13 muertos y más de un centenar de heridos. Cada bando acusa a sus rivales de incitar a la violencia.

TACHIRA TRAS BARRICADAS

El jueves, mientras muchos venezolanos comenzaban a viajar hacia las playas, Caracas lucía semidesierta, con algunos focos de protesta opositores en el este y los seguidores de Maduro congregados en el centro de la ciudad para recordar el Caracazo.

En San Cristóbal, capital del occidental estado de Táchira -en la frontera andina con Colombia y donde se iniciaron las protestas-, los manifestantes seguían bloqueando calles con alambres, planchas de metal corrugado y rejas. También se reportaban saqueos a comercios y escasez.

“Esos caraqueños están enfocados en pura (…) fiesta, y no en sacar esta porquería de Gobierno”, dijo un defensor de una de las barricadas en un barrio de clase media de San Cristóbal, quien no se identificó.

La fiscalía venezolana informó el jueves que hay 55 detenidos, entre ellos varios agentes del orden, por los hechos de violencia que han sacudido al país.

El partido Voluntad Popular del líder opositor Leopoldo López, quien está apresado acusado de avivar las protestas, dijo el jueves que la Fiscalía había difundido una orden de captura para su coordinador nacional, Carlos Vecchio.

En la orden, fechada el 17 de febrero, se acusa a Vecchio de incendio, instigación y asociación para delinquir, delitos similares a los de López, que se encuentra en una cárcel militar esperando los resultados de la investigación en su contra.

Líderes opositores han denunciado brutalidad e incluso torturas a manifestantes por parte de las autoridades.

El líder opositor Henrique Capriles dijo en una entrevista con Reuters que las protestas pueden estar bajando su intensidad en Caracas pero están lejos de terminar.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.