Buscador


Más de 20 millones de jóvenes que ni estudian ni trabajan hay en Latinoamérica

09-03-2017

Uno de cada cinco jóvenes del continente americano, representando más de 20 millones de personas entre 15 y 24 años de edad, vive en condiciones de nini —que ni estudia ni trabaja—, según un informe del Banco Mundial revelado a inicios de este año 2017.

De acuerdo con el Banco Mundial, el problema de los ninis ha demostrado ser muy persistente.

A pesar del buen desempeño económico de la región latinoamericana durante la primera década del siglo, con altas tasas de crecimiento y una reducción significativa de la pobreza y la desigualdad, la proporción de ninis descendió sólo marginalmente, mientras que el número total de ninis aumentó.

Hay tres razones por las que los gobiernos de América Latina, y la sociedad en general, deben prestar atención al fenómeno de los ninis, identifica la investigación del organismo.

Los ninis contribuyen a la transmisión intergeneracional de la desigualdad. Casi el 60% de los ninis de la región provienen de hogares pobres o vulnerables localizados en el 40% inferior de la distribución del ingreso, y el 66% de los ninis son mujeres.

Este desequilibro, señala el Banco Mundial, junto con el efecto negativo de largo plazo que el ser nini tiene sobre el desempeño en el mercado laboral, tiende a perpetuar la transmisión de la disparidad de género y de ingresos de una generación a la siguiente, obstruyendo la movilidad social y la reducción de la pobreza en la región.

En algunos contextos, está vinculado a la delincuencia y a la violencia, establece el documento internacional.

En Colombia, México y América Central, donde la proporción de ninis está por encima del promedio regional, el problema se agrava por la presencia generalizada del crimen organizado. En estos entornos, el problema de los ninis puede estar vinculado al crimen y a la violencia, lo que aumenta los riesgos para los jóvenes y la sociedad en su conjunto, añade.

El Banco Mundial alerta de que no abordar el problema de los ninis en América Latina podría impedir que la región se beneficie de la transición demográfica que recién comienza.

En toda la región, la proporción de niños y personas mayores, en relación con la población en edad de trabajar, llegará pronto a un mínimo histórico. Tal y como ya se ha demostrado en otras regiones del mundo, bajas tasas de dependencia crean oportunidades económicas sustanciales.

Pero para aprovechar este momento propicio, agrega el organismo mundial, América Latina debe formar el capital humano entre una población de jóvenes cada vez más numerosa y proporcionarle oportunidades en el mercado laboral.

Si no lo hace, el creciente número de ninis puede frenar, por completo, las ventajas del dividendo demográfico en la región.

El estudio del Banco Mundial tiene cinco mensajes fundamentales sobre el tema de los jóvenes ninis en América Latina.

El primero, que uno de cada cinco jóvenes entre 15 y 24 años en América Latina no va a la escuela ni trabaja. En las últimas décadas, la proporción de ninis descendió sólo marginalmente, pero su número absoluto se incrementó en unos 2 millones.

Segundo, señala que el perfil típico del nini en América Latina es una mujer que no ha terminado la educación secundaria y vive en un hogar urbano pobre o vulnerable. Las mujeres representan dos tercios de la población nini de la región, y en este grupo el factor de riesgo más importante asociado a la condición de nini es el matrimonio antes de los 18 años y el embarazo durante la adolescencia.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.