Buscador


México invertirá 9.000 millones de dólares en un nuevo aeropuerto

04-09-2014

El gobierno de México prevé invertir 120.000 millones de pesos mexicanos -unos 9.167 millones de dólares- en un nuevo aeropuerto internacional para Ciudad de México contiguo al actual. El nuevo aeropuerto buscará solucionar la saturación del Aeropuerto Internacional Benito Juárez, que a fines de este año llegaría a su máxima capacidad operativa con el registro de más de 32 millones de pasajeros. El arquitecto británico Norman Foster y el mexicano Fernando Romero son los premiados con el diseño, y ya se especula en medios mexicanos con que OHL, una de las favoritas del presidente, estará entre las constructoras que se lleven el concurso.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, incluyó el tema del nuevo aeropuerto en el informe de gestión de su segundo año de gobierno, que presentó este martes en un acto en el Palacio Nacional. El mandatario sostuvo que “la mayor obra de infraestructura” que va a realizar el país tendrá seis pistas y servirá, cuando finalicen los trabajos, a 120 millones de pasajeros.
Diversos estudios “determinaron que el lugar más adecuado para establecer las nuevas instalaciones del Aeropuerto de la Ciudad de México se sitúa en la zona contigua al actual”, señaló Peña Nieto. Esta obra de infraestructura “no requerirá terrenos adicionales a los actualmente disponibles, los cuales son propiedad del gobierno federal“, precisa el documento.
La nueva terminal área “exigirá el concurso de los mejores especialistas para ejecutar una inversión pública calculada en el orden de los 120.000 millones de pesos (unos 9.167 millones de dólares”, añade.
El informe del Ejecutivo, enviado el lunes al Congreso mexicano, recuerda que desde hace décadas se detectó la necesidad de contar con nuevas instalaciones aeroportuarias en la capital mexicana ante la limitada superficie de las actuales. Según el documento, la saturación operativa de las actuales instalaciones restringe “significativamente la conectividad nacional e internacional del país, lo que afecta el turismo y la generación de nuevas inversiones y de empleos en la región”.
Una terminal área con dos pistas, como el AICM, tiene una capacidad máxima de entre 285.000 a 340.000 operaciones al año; sin embargo, en 2013 operó 389.226 vuelos, un 14% más que su capacidad máxima. En 2012, las operaciones del AICM rebasaron en 52 ocasiones su capacidad máxima. La saturación genera problemas como la reducción de la distancia mínima entre los aviones, no permite un mayor margen de velocidad, se consume más combustible y se alargan los tiempos de espera para despegar.
La construcción de la nueva terminal contribuirá “a desarrollar económica y socialmente una de las regiones más densamente pobladas y con un alto grado de marginación”, señala. Además, resalta, “el desarrollo del proyecto permitirá que surja un importante polo generador de empleos, de derrama económica y de nuevas oportunidades para la población de la región”.
En 2007, el aeropuerto de Ciudad de México fue remodelado y ampliado con un edificio adyacente, la terminal 2, después del fracaso de un proyecto para construir uno nuevo en la localidad de San Salvador Atenco, pero ya está cerca del límite de su capacidad, que es de 32 millones de usuarios.
La aerolínea alemana Lufthansa, así como la francesa Air France, habían manifestado su interés de que su A380 -el avión comercial más grande del mundo- aterrice en la Ciudad de México, proyecto que aún no avanza debido a que las pistas del AICM necesitan ser ampliadas. En agosto pasado, el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) publicó el estudio “La Ciudad de México necesita un aeropuerto de clase mundial”, donde sentenciaba: “El país no ha respondido con suficiente rapidez al nuevo contexto global, pues seguimos operando con el mismo aeropuerto internacional que fue inaugurado en 1952”.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.