Buscador


Latinoamérica

Monsanto presiona a la embajada de EEUU en Buenos Aires para que avale su nueva soja

20-05-2016

La luna de miel entre el Gobierno argentino y el de Estados Unidos, que alcanzó su punto más alto durante la visita del presidente Barack Obama, enfrenta su primer gran reto. Monsanto, uno de los grandes “peso pesado” de la industria alimenticia a nivel mundial, decidió jugar fuerte y hacer valer su “ciudadanía americana” en el marco de un conflicto de larga data que mantiene con productores de soja.

La empresa viene presionando para que los ruralistas le paguen regalías por el desarrollo einnovación incluidos en sus semillas y que, en paralelo, el Gobierno permita el sistema decobro de “peaje” en los puertos de embarque, en aquellos casos en los que los sojeros senieguen a abonar la patente.

En medio de esta disputa, Monsanto apeló a los oficios de la embajada estadounidense en Buenos Aires para que ejerza presión sobre la administración macrista. Entre los funcionarios hay preocupación. Sucede que la compañía ha sido calificada como “la Microsoft de la agricultura” por la dureza con la que ha litigado en numerosos países a la hora de defender sus derechos de propiedad intelectual.

En la Argentina, como parte de su estrategia y para demostrar que va en serio con su lobby, Monsanto anunció oficialmente que, ante la falta de respaldo oficial a su tecnología de monitoreo para el cobro de regalías por la semilla de soja “pirateada”, decidió suspendertodos los lanzamientos de nuevas variedades de la oleaginosa transgénica hasta nuevo aviso.

La medida fue confirmada a iProfesional por altas fuentes de la compañía, quienes alegaron que el Ministerio de Agroindustria “no está aportando soluciones que den claridad ytransparencia a los negocios”, en marcada referencia a la reciente resolución de la cartera que bloqueó los monitoreos que la multinacional venía realizando en puertos exportadores con el fin de fiscalizar la carga.

“El Ministerio no ha hecho más que generar confusión. Hasta tanto no haya un marco que permita cobrar de forma adecuada la inversión que hacemos en tecnología, no habrá nuevos eventos para la Argentina”, indicaron desde la multinacional.

En concreto, la decisión implica la suspensión del lanzamiento de la soja modificada genéticamente, bautizada como Xtend. Se trata de una semilla que combina resistencia a los herbicidas glifosato y dicamba. La presentación del producto, pensado por Monsanto para potenciar la expansión del cultivo en nuevas zonas agrícolas, estaba pautada para el mes de septiembre.

Más información

Monsanto financia becas de formación en alimentación y agricultura a periodistas en EEUU

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.