Buscador


Latinoamérica

Movilización por un fin de año sin guerra en Colombia

09-12-2014

Los colombianos asistimos a un momento histórico excepcional. Después de vivir largas décadas de guerra, hay una enorme esperanza en que fructifique una salida política negociada a ese conflicto armado que ha signado amargamente nuestra historia. Reconocemos la fuerza enorme y creciente del movimiento democrático y popular que anhela salir del laberinto y enrutarse por los caminos de la construcción de una patria con paz, democracia y soberanía. Esta es la proclama de Convergencia nacional por la paz que afirma que la salida política del Conflicto se ha iniciado con los diálogos entre las Farc-Ep y el Gobierno Nacional. Constatamos que son hechos positivos los avances en la Agenda acordada, la constitución de la comisión histórica para esclarecer el origen del conflicto armado; los diálogos directos con las víctimas de diverso origen; el diálogo cauto pero directo entre militares e insurgentes; los foros organizados por las Naciones Unidas y la Universidad Nacional en torno a los puntos de agenda de La Habana.

Hoy, más que nunca, es tarea de este vasto movimiento por la paz persuadir y convencer y, si no, aislar a los sectores que de manera soterrada o abierta se oponen a la continuidad del proceso de diálogos. Es imperioso construir, creadora y colectivamente, los escenarios pertinentes para que la sociedad mayoritariamente demuestre su voluntad para rodear el proceso. En esta etapa es absolutamente indispensable que haya un solo discurso del Gobierno, sin provocaciones ni dobles agendas de paz, porque  ello genera desconfianzas, eleva el escepticismo y estimula a los enemigos de la salida política. De igual forma exigimos coherencia en sus políticas sociales y económicas que a todas luces son contrarias a los avances alcanzados en la mesa de negociación y a las exigencias históricas de transformaciones.

Construir un diálogo integral con todas las insurgencias

Valoramos  los diálogos exploratorios adelantados con el ELN, demandando que las conversaciones formales y públicas con este movimiento insurgente se inicien en la brevedad posible; al igual que las aproximaciones para diálogos que han de realizarse también con el EPL. La consolidación del proceso exige construir un diálogo integral con todas las insurgencias – Farc-Ep, Eln y Epl -, con la clara comprensión que la salida política no es unilateral ni reduccionista, sino que es una salida buscada por todos, lo que le da su carácter de integralidad. No se puede aceptar una paz firmada por pedazos, se requiere, por el contrario, una aproximación de conjunto con todas insurgencias que,  respetando las diferencias, nos acerque a posibilidades reales de construcción de un nuevo país.
Como una muestra concreta de voluntad política entre las partes, proponemos que se declare un cese bilateral de fuego este fin de año 2014. Tal acción recíproca generaría  mayor confianza y aislaría a los guerreristas de todo tipo, quitándole argumentos a sus manidas declaraciones. La propuesta de fin de año 2014 sin guerra, cuenta con un amplio respaldo del  movimiento por la paz y contaría con el de importantes actores de la comunidad internacional.
No es tiempo de exclusión sino de confluencia, diálogo, movilización y potenciación del movimiento ciudadano, social y popular por la paz.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.