Buscador


Pareja de futuro ministro uruguayo espera extradición por caso Odebrecht

21-02-2020

La uruguaya Maya Cikurel Spiller, actual pareja del futuro ministro de Educación y Cultura del país, Pablo Da Silveira, deberá cumplir 60 días de prisión domiciliaria a la espera de una solicitud formal de extradición desde Panamá por el caso Odebrecht.

Según confirmaron este jueves a Efe fuentes de Fiscalía, el hecho se debe a un “presunto delito de lavado de activos” y se dio un día después de que la mujer fuera detenida por la Interpol en el departamento de Colonia (suroeste del país), cuando intentaba viajar a Buenos Aires.

Una vez conocida la noticia, varios medios locales se hicieron eco de que la detenida es la pareja de Da Silveira, quien tomará su cargo el 1 de marzo, cuando Luis Lacalle Pou (Partido Nacional, centroderecha) asuma la Presidencia del país.

El periódico local El País sostuvo que intentó comunicarse con el futuro titular de la cartera y columnista habitual de ese diario, pero respondió que no hará declaraciones.

Según El País, la mujer, de 46 años, está “relacionada con la empresa Arcadex Corporation, que tiene sede en Belice y que además es acusada de usarse para el pago de sobornos en Panamá que involucran al expresidente de ese país Ricardo Martinelli”.

Por su parte, el diario local El Observador subrayó que Cikurel “está vinculada con una serie de empresas que eran controladas por Odebrecht y desde las que se realizaron transacciones hacia Luis Enrique Martinelli Linares y Ricardo Martinelli Linares, hijos del expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli Berrocal”.

El escándalo de Odebrecht estalló en diciembre de 2016, cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos desveló que la empresa pagó cerca de 788 millones de dólares en sobornos en una docena de países latinoamericanos, de los cuales 59 millones fueron en Panamá.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.