Buscador


PP y PSOE enmudecen ante el impuesto a los depósitos de la banca avalado por el Constitucional

22-11-2012

Los dos grandes partidos, PP y PSOE, guardaron ayer un ominoso silencio, sin valoración alguna, sobre la resolución del Tribunal Constitucional que da vía libre a las autonomías para establecer un impuesto a los depósitos bancarios de las oficinas situadas en sus territorios, al rechazar el recurso de inconstitucionalidad que el Gobierno de José María Aznar interpuso en marzo de 2002 contra Extremadura, que gobernada entonces por Juan Carlos Rodríguez Ibarra lo había decretado.

Aunque fue el Gobierno del Partido Popular, en nombre de la patronal bancaria, quien interpuso el recurso, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero lo mantuvo durante las dos legislaturas del último gobierno socialista, en una clara señal de que no apoyaba el gravamen a los bancos. Fuentes oficiales del Tribunal Constitucional confirmaron hace dos años y medio a La Celosía que el fallo sobre este recurso estaban “pendiente de ir al pleno”, lo que demuestra la poca voluntad política de resolver la disputa.

Zapatero había apoyado el impuesto extremeño cuando estaba en la oposición, y retiró varios recursos de inconstitucionalidad llevados a cabo por el Partido Popular cuando llegó al Gobierno. Sin embargo, presionado por la banca decidió mantener el recurso contra el impuesto a los depósitos regionales decretado por el parlamento extremeño.

El “problema” surgido ahora con la validación de un nuevo impuesto a las entidades financieras, toda una tentación para implantarlo por los Gobiernos de las Autonomías, que no disponen de un duro, se sintió ayer como un seísmo en las sedes de los partidos políticos, donde la nomenclatura, que negocia la legislación con los grupos de interés, fue cogida con el pie cambiado y sabe que puede ser arrastrada de nuevo por la marea ciudadana a tomar medidas que gustan a los votantes, pero no a los fontaneros y la cúpula de los partidos.

La noticia de la decisión del Constitucional, que supone para Extremadura ejecutar inmediatamente avales de la banca por 240 millones, correspondientes al impuesto devengado y no cobrado más los intereses de demora, no mereció una sola línea en las web oficiales del PP ni del PSOE. El Partido Popular de Extremadura sí aprovechó el tema para valorar positivamente que el presidente José Antonio Monago, del mismo partido, decidiera gastar una tercera parte del dinero en restablecer la paga extra de los funcionarios. También por parte del PSOE de Extremadura sirvió para que Guillermo Fernández Vara diera una rueda de prensa en donde apuntó el tanto a su partido y criticó el hecho de que Monago no negociase el destino del dinero de los bancos.

En las cuentas de Twitter de los notables de los partidos no existía la noticia ni por supuesto comentario alguno. Mejor no menearlo es el lema a seguir. Sin embargo, la patronal bancaria ya les encomendó ayer la tarea. En un escueto pero muy claro mensaje de la AEB  a quien manda en el Congreso dijo que “entiende que la sentencia pone de manifiesto la necesidad de que se dicten normas que impidan el fraccionamiento de mercado interior y en especial del mercado financiero”.

Con la ciudadanía en pie de guerra frente a las instituciones financieras, la presión en las autonomías para que se introduzca el impuesto validado puede ser notable. El coordinador general de Izquierda Unida Extremadura, Pedro Escobar, afirmó ayer que la sentencia “marca la línea donde hay que recaudar en tiempos de crisis. Hay que sacar dinero de los bancos, que es donde está, hay que obligarles vía tributaria para que, o lo ponen en circulación y al alcance de las pymes y autónomos, o les va a resultar menos rentable tenerlo parado”, y concluyó el líder de IU, que no se olvide que sostiene al gobierno del PP en la la región, con una clara advertencia política: “es el triunfo de las posiciones que reclaman que hay que recaudar más y recortar menos”.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.