Buscador


Renuncia el jefe del Ejército de Ecuador por un escándalo de espionaje

09-05-2018

El general Édison Narváez Rosero presentó al presidente Lenín Moreno su disponibilidad al cargo de comandante general del Ejército, presionado por el escándalo de espionaje entre mandos de la cúpula militar.

Su dimisión a las funciones que desempeñaba desde marzo del 2017 obliga a un cambio de mando en el Ejército, sobre el que descansa la mayor responsabilidad del control de la frontera norte, en el que tiene a 7.000 efectivos distribuidos entre las provincias de Esmeraldas, Carchi y Sucumbíos, entre ellos las Fuerzas Especiales.

El nuevo comandante será escogido por el primer mandatario de la terna que le presente el ministro de Defensa, general (r) Oswaldo Jarrín, que estará integrada por los siguientes generales en antigüedad: Roque Moreira, Roberto Rubio, de División y Jaime Castillo Arias, de Brigada.

Narváez, quien ayer no quiso indicar las razones de su salida, había pedido el mes pasado al entonces ministro de Defensa, Patricio Pazmiño, que le diera tiempo para demostrar que era inocente de las acusaciones de espionaje contra el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general César Merizalde.

Según conoció este Diario, Inteligencia militar está investigando las actividades irregulares que se hacían desde una oficina en Quito, lo que provocó un escándalo de proporciones en las filas castrenses en momentos en que ocurrían los ataques narcoterroristas, el secuestro y posterior asesinato de tres miembros de un equipo periodístico del diario El Comercio, de los que aún no han sido recuperados, y el plagio de un pareja de novios, de los que no hay noticias.

Con la designación de Jarrín como ministro de Defensa, Nárvaez se vio obligado a renunciar a sus funciones y con ello poner fin a una carrera militar de 36 años, en la que desempeñó, entre otros cargos, el de director de comunicación del Ministerio de Defensa y del Comando Conjunto, comandante de la Cuarta División del Ejército “Amazonas” y subsecretario de Defensa.

Los rumores de que un grupo de agentes del Ejército trabajaba en una oficina secreta, escrutando en la vida de un general de la Fuerza Aérea, comenzaron a circular en las Fuerzas Armadas entre marzo y abril, hasta que se integró un equipo de Inteligencia militar para investigarlo.

Según conoció este Diario, la sospecha de espionaje provocó roces y enemistad entre Merizalde y Narváez, lo que afectó la cohesión del mando en un momento de crisis fronteriza para el país, por las amenazas de narcoterroristas como elfrente Oliver Sinisterra, integrado por disidentes de las FARC y liderado el ecuatoriano Walter Patricio Arizala Vernaza, alias Guacho.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.