Buscador


Lobbies

Román Oyarzun, recién nombrado embajador en Argentina, es considerado un “duro” por el Gobierno de Cristina Kirchner

16-04-2012

El cambio en la legación diplomática española en Argentina, motivado por el triunfo del Partido Popular en las elecciones del 20-N, no ha sido ajeno al desenlace negativo  para Repsol YPF. El nuevo embajador,  Román Oyarzun, nombrado por el Partido Popular, no es del agrado del Gobierno argentino.

A diferencia de lo que sucedió en los últimos años bajo el gobierno del PSOE, el Partido Popular no tenía una buena relación con el Gobierno argentino y, lo que es censurable, no ha dedicado esfuerzos para mejorarla. El Gabinete de  Mariano Rajoy, sobrepasado por los conflictos internos de la grave crisis económica que atraviesa España, descuidó mejorar las relaciones con  Argentina y buscar la forma de establecer lazos duraderos en las relaciones comerciales. Algo que supo cultivar  el PSOE cuando estaba en el poder,  incluso el partido socialista cuenta con un centro en Buenos Aires, en donde se organizan conferencias y encuentros para que los ciudadanos españoles no le olviden cuando tocan elecciones.

El cambio del anterior embajador, Rafael Estrella, nombrado por el PSOE, muy integrado en la cultural nacional y con muy  buenas relaciones con el Gobierno, por Román Oyarzun Marchesi, no fue bien recibido en círculos diplomáticos argentinos. Rafael Estrella estuvo cinco años al frente de la embajada española, hasta que fue cesado en febrero pasado con el cambio de gobierno. Román Oyarzun, nombrado por el Partido Popular,  fue considerado desde el principio como un “duro” en el entorno cercano a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En ese contexto, y en medio de los conflictos suscitados entre el gobierno argentino y el español, la marca España, que supo gozar de una buena imagen, está en baja. Hasta el punto de que incluso ha sido superada en Argentina por Brasil, tirando por tierra años de dedicación para fortalecer las relaciones y animar las inversiones que tantos beneficios reportaban para la economía española. Entre los empresarios españoles con multimillonarias inversiones en Argentina cunde el desánimo. Hasta el punto de que algunos ya empiezan a preguntarse si las acciones del gobierno de Mariano Raoy sirven para defender las inversiones presentes y futuras, o más bien para ahuyentarlas.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.