Buscador


Opinión

Señales de vida

15-10-2012

He dicho y escrito que Brasil ya construyó el armazón de la democracia, pero falta darle contenido. La arquitectura es vistosa: independencia entre los poderes, elecciones regulares, alternancia en el poder, libertad de prensa y así sucesivamente. No obstante, falta lo esencial: el alma democrática.

La piedra fundamental de la cultura democrática, que es la creencia y el hecho de que todos seamos iguales ante la ley, está todavía por alcanzarse. Nos falta el sentimiento igualitario que le da fundamento moral a la democracia. Esta no transforma de inmediato a los más pobres en menos pobres. Pero debe garantizar las oportunidades básicas (educación, salud, empleo) para que puedan gozar de mejores condiciones de vida. Nada nuevo bajo el sol, pero conviene reafirmarlo. Artículo completo.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.