Buscador


Agenda cultural

Socios a cuatro manos

13-12-2018

Es la primera vez que estas obras son expuestas al público, y se presentan como un manifiesto visual donde se denota el “apropiacionismo” de Gonzalo Torné. Estas, muestran imágenes de portadas de películas u obras de arte como La joven de la perla (1665) de Johannes Vermeer o For the love of God (2007) de Damien Hirst, pero sobre las que se realiza un diálogo plástico desde el presente. En las obras, las manos cobran un especial protagonismo, no solo como herramienta que ayuda a crear la pintura, sino como elemento para ser plasmado y protagonista de la obra en sí.

En Socios a cuatro manos, más de una treintena de pinturas y collages realizados por ambos artistas entre 2005 y 2007 descubrirán sus gustos, inquietudes, opiniones y pensamientos. Es la primera vez que estas obras son expuestas al público, pues los artistas las crearon a modo de entretenimiento y como colección privada. Cada pintura es un manifiesto visual donde se entremezclan trazos muy expresivos, que conviven con el resto de la obra sin quitar protagonismo a las imágenes de portadas de películas, fotografías o referencias a la Historia del arte que incluyen. Sus primeras obras, tres hojas de cuadernillo con un marco desbordado por colores, Paleta in red (2005), Paleta in blue (2005) y Paleta in gris (2005), serán la antesala de la serie de obras que realizaron de manera conjunta.

En ocasiones, Torné y Rivas pasaban unos días juntos conectando sus intelectos y sus manos en un trabajo conjunto en Grazalema, cuyo nombre proviene de Ben-salama, “hijo de Zulema”, ocupada por los árabes en el año 715 y conquistada por los cristianos en el 1485. Los artistas le dedican la obra Ben Zulema antes de rendir la plaza (2005), en cuyo reverso escribieron: “Antes de rendir la plaza a las hordas cristianas, Ben Zulema mira por última vez la calle donde vivía, hoy llamada de Mateo Gago, y llora”. En la pintura, Ben Zulema no puede contener sus lágrimas en una noche de estrellas coloreadas. También pintarán la geografía de Grazalema en El peñón grande visto desde la atalaya de casa Rivas (2005). Cercano a Grazalema, también visitarán la Cueva de la Pileta, en Benaoján, Málaga.

En sus paredes, pinturas rupestres de trazos gruesos, con animales y donde dicen haber encontrado una mano estampada en positivo. Plasmarán estos animales en la obra La cueva de la pileta (2005), como una representación contemporánea del mismo motivo. Pero será la mano, lo que les marcará profundamente y les hará conectar con sus iguales de miles de años atrás, compartiendo la idea de considerarla no solo como el canal por el que expresar las ideas o por el que agarrar por ejemplo un pincel, sino como el modo por el que dejar constancia de haber existido. Torné y Rivas las dotan de diferentes significados, como manos de protesta que luchan juntas, manos que marcan el compás, manos amigas que se estrechan, manos que dejan su huella para siempre.

Málaga. Centro de Arte Contemporáneo. Hasta el 6 de enero de 2019. Más información.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.