Buscador
"baclofeno" tag

La eficacia del baclofeno en dosis altas es significativa en reducir el consumo de alcohol

La Sociedad Francesa de Alcohología (SFA), una de las más notables del mundo en la prevención y el estudio del alcoholismo, acaba de celebrar sus jornadas anuales con un mensaje claramente optimista sobre los efectos del baclofeno en el tratamiento de los enfermos alcohólicos en la presentación de los resultados, ahora detallados, de los ensayos que se han llevado a cabo con baclofeno.

La eficacia de los medicamentos para combatir el alcoholismo divide a la comunidad científica

Recetar Selincro, el producto que contiene el principio activo nalmefene, contra el abuso del alcohol es vender un mal medicamento. La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha hecho una ‘evaluación de basura’ para aprobarlo, aseguran varios médicos en British Medical Journal. El Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) tras evaluar dicho medicamento, emitió un dictamen favorable a la concesión de una autorización de comercialización con el que no está de acuerdo varios especialistas.

El baclofeno, un relajante muscular ahora utilizado en la cura del alcoholismo, se convierte en un fármaco estrella con problemas de suministro en España

El baclofeno que duplica las ventas en Francia al ser recomendada su utilización en la cura del alcoholismo, fue aprobado en 1975 para tratar los espasmos musculares. A principios del 2000 un médico alcohólico, que trabajaba en el Palacio del Eliseo, el Dr. Olivier Ameisen, eminente cardiólogo, empezó a experimentar con el fármaco. Pero antes pasó un largo calvario como conejillo de indias utilizando para tratar su adicción desde tranquilizantes,  Valium y Xanax, a antidepresivos y medicamentos como Antabuse y acamprosato. Ameisen se sometió a la acupuntura, la hipnosis, y el yoga. Buscó ayuda en la terapia y en Alcohólicos Anónimos. Pero su manera de beber sólo empeoró: “Bebía más para aliviar mi ansiedad, evitar el pánico y combatir el insomnio”.  El cardiólogo, que falleció en julio pasado, confesó que había curado su adicción al alcohol. El secreto de su sobriedad, tal como se describe en su libro ‘El fin de mi adicción’, es un fármaco llamado baclofeno. Ameisen llegó hasta el medicamento al leer una historia en el New York Times de un parapléjico cuya adicción a la  cocaína disminuyó al tomar baclofeno para los espasmos musculares. Desde Alcohólicos Anónimos de Francia  reaccionan con cautela aunque ven el fármaco ‘potencialmente interesante’, apuntan que también presenta efectos secundarios: somnolencia, que aumenta considerablemente con el consumo de alcohol, naúseas, vómitos, confusión y vértigos.



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.