Buscador


Thomas Frieden, máxima autoridad sanitaria de Estados Unidos, alerta de la gran amenaza de las virulentas “tres toses”

02-10-2013

Tres enfermedades a las que somos muy vulnerables amenazan nuestra salud a escala mundial, según alerta, el doctor Thomas Frieden, director del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.  Frieden subraya que el departamento que dirige trabaja sin descanso para reducir las amenazas. En un tono coloquial menciona “las tres toses” que se podrán oír por todo el mundo. La primera corresponde a las enfermedades emergentes que, a su juicio, suponen una amenaza doble: los profesionales médicos nunca las han visto antes, y los humanos nunca han estado tan expuestos a ellas, porque no tienen inmunidad natural.

Síndromes respiratorios y gripe aviar contra la salud

Entre las más peligrosas destacan el síndrome respiratorio coronavirus de Oriente Medio (MERS), identificado por primera vez el año pasado; la cepa de la gripe aviar H7N9; y el síndrome respiratorio agudo grave (SARS), que se extendió por el mundo en 2003. China notificó el primer caso de infección humana por este virus procedente de la gripe aviar. Desde entonces, las autoridades sanitarias chinas han reconocido que podrían haber hecho más para controlar mejor el SARS durante su aparición.  La comunidad internacional ha tomado medidas importantes en los años posteriores para evitar un brote similar. El SARS enfermó a más de 8.000 personas y resultó mortal para casi 800 personas en 26 países, en cuestión de meses.

Frieden reconoce que el mundo ha tenido diez años para generar confianza entre los organismos sanitarios internacionales y para mejorar las capacidades frente a una enfermedad desconocida. Esa inversión demostró su valor a principios de 2013 cuando apareció la cepa de la gripe H7N9 en China. “Desde las primeras horas posteriores a la identificación del organismo, las autoridades sanitarias chinas actuaron de forma totalmente transparente”, reconoce Frieden. La publicación del genoma de ese organismo en Internet, así como la amplia distribución del perfil genético del organismo que causa la enfermedad, permitió realizar mejores diagnósticos de los pacientes que se presentaron en las clínicas con síntomas  entonces desconocidos para los profesionales de la salud.

Las alertas de Estados Unidos coinciden con las de la OMS. Cinco meses  antes de la alerta lanzada por Fireden, durante la apertura de la Asamblea Mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) su directora general, la doctora Margaret Chan, ya alertaba del peligro de la gripe H7N9, resultado de mutaciones que constituyen un reto para los virólogos. Y advertía sobre la propagación del coronavirus, aparecido el verano pasado en Oriente Medio, cercano al síndrome respiratorio agudo (SRAS).

Tuberculosis ultra-resistente a fármacos

“La segunda tos o amenazas corresponde a la tuberculosis resistente a los fármacos. Todos estamos conectados por el aire que respiramos”, subraya Frieden, que pasó sus primeros años trabajando en una clínica de tuberculosis. Más de 75 países han informado de al menos un caso de tuberculosis ultra-resistente a fármacos (XDR-TB), según la OMS. Con menos de 700.000 casos identificados en todo el mundo, todavía se considera rara, pero es muy difícil de tratar debido a que los medicamentos de primera línea son ineficaces. Otros medicamentos con algún grado de eficacia contra la XDR-TB escasean y son costosos. Frieden advierte acerca de la aparición de otros microbios que presentan un alto nivel de resistencia a medicamentos que antes eran muy eficaces. Este tipo de organismos suponen un riesgo cada vez mayor, especialmente en los hospitales y asilos para la tercera edad, y para  personas con sistemas inmunitarios dañados. Todavía existe la oportunidad de detener estos organismos, asegura Frieden, pero hacerlo requerirá una amplia colaboración dentro del sistema de atención médica de Estados Unidos y con los de todo el mundo.

Microbios convertidos en armas biológicas

La tercera amenaza inminente para la salud que preocupa a Frieden corresponde a los microbios que podrían desarrollarse y utilizarse como armas biológicas. Ante estas amenazas, la comunidad internacional de especialistas trabaja en equipo para “encontrar, detener y evitar” estos posibles brotes, afirma Frieden. La capacidad para detectar los organismos emergentes ha avanzado rápidamente en los últimos años, pero la ciencia debe avanzar aún más. Los epidemiólogos deben tener más éxito a la hora de detectar organismos causantes de enfermedades, de descubrir sus propiedades y de desarrollar tratamientos y curas. El sarampión está volviendo a ser una amenaza para la salud infantil debido a la complacencia con respecto a la vacunación. “La naturaleza altamente infecciosa de esta enfermedad en particular exige una vigilancia permanente”, subraya Frieden.

Desde La Celosía recomendamos la lectura relacionada de:

Centenares de médicos y sanitarios exigen precios asequibles al tratamiento de la hepatitis C

La fundación de Sir Elton John ha recaudado 300 millones de dólares contra el SIDA

La Organización Mundial de la Salud advierte sobre el coronavirus y la gripe H7N9

Un equipo de alertas desactivado

El español Antonio Tenorio coordina la investigación europea para frenar al virus del Nilo

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.