Buscador


Un empresario vinculas las tramas de corrupción de Odebrecht y Río Turbio en Argentina

10-07-2017

Hay un lazo que vincula a Odebrecht con el posible desvío multimillonario de fondos públicos a Río Turbio por el que se investiga al diputado Julio De Vido: es una empresa llamada KRK Latinoamericana S.A. Según fuentes que conocen la trastienda de la pesquisa del Departamento de Justicia de la Casa Blanca sobre la constructora brasileña, KRK Latinoamericana figura en la lista de quienes fueron coimeados por Odebrecht con el fin de hacer negocios en nuestro país. Confeccionado a partir de las “delaciones” ante la Justicia de directivos de la empresa brasileña que buscaban aminorar el peso de sus condenas, el listado incluye también, como persona física, a Alfredo Fernando Giménez, director de KRK, y muy vinculado a De Vido.

Según pudo reconstruir Clarín, siempre sobre la versión de autoridades que conocen el contenido de esos documentos oficiales de Estados Unidos, la firma KRK Latinoamericana y su director Giménez recibieron como soborno de Odebrecht el pago de 31 millones de dólares, cuyo destino final fue engrosar las cuentas de funcionarios K que ayudaron a la constructora a engrosar sus ganancias en la Argentina.

La web de KRK Latinoamericana SA describe a esa compañía como una “empresa argentina dedicada a la ingeniería y ejecución integral de proyectos relacionados con el transporte de materiales a granel, operando con metodologías diversas ajustadas a las exigencias del cliente. Sobre la base de una vasta y sólida experiencia en el sector minero, cementero, portuario, fertilizante, plantas y puertos cerealeros, centrales eléctricas, KRK ha completado durante más de 15 años, proyectos de diversas magnitudes”.

Precisamente, Giménez y KRK Latinoamericana fueron los más beneficiados como proveedores de adjudicatarios de fondos públicos para la construcción de infraestructura, en contratos de obras públicas firmados en tiempos de la Presidencia Kirchner, relacionados con Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT).

Los beneficios de KRK Latinoamericana nacidos de los negocios del carbón patagónico constan en el expediente de la causa por la que el fiscal Carlos Stornelli pidió el desafuero y la detención del hoy diputado De Vido. Por ahora, el juez Luis Rodríguez difirió el pedido en lo que respecta al ex ministro de Planificación Federal que durante doce años controló los contratos de obra pública, energía, comunicaciones y transporte.

Según fuentes que analizan la causa De Vido-Río Turbio, la mayoría de los contratos que favorecieron a la compañía de Giménez financiados por fondos públicos que el ex ministro de Planificación vehiculizó a través de YCRT están incumplidos.

Desde el 6 de agosto de 2010 hasta el 31 de diciembre del 2015, por ejemplo, los pagos que YCRT le hizo en forma directa a KRK Latinoamericana dan una suma total de $ 6.807.428, 01. Eso no contempla los montos que habría recibido la compañía por contratos tercerizados y comisiones.

Según la denuncia en los tribunales del actual interventor de la minera, Omar Zeidan, ese dinero se transfirió, siempre durante la gestión de De Vido, desde las arcas del Estado a la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) con sede en Santa Cruz. Las operaciones se realizaron gracias a la firma de 453 convenios.

Los datos de la causa judicial de Rodríguez-Stornelli, determinaron que, al 28 de enero de 2016, el estado Nacional pagó contratos a la UTN de Santa Cruz, siempre vinculados a YCRT, por $ 1.380 millones.

De ese dinero, la UTN de la provincia K, y una fundación de esa misma entidad educativa, cobraron el 21% de comisión por tercerizar contratos para obras en la mina de Río Turbio.

Eso significa que la Universidad, y su llamativa fundación ad-hoc, se llevaron al menos 264 millones de pesos solo por intermediar con proveedores del yacimiento carbonífero. Ayer, De Vido admitió esas operaciones en una muy rica entrevista radial (Ver aparte).

Esas obras, entonces, fueron un 21 % más costosas para el fisco. La empresa KRK Latinoamericana S.A ganó buena parte de esos contratos.

Durante la administración Kirchner, YCRT se manejó bajo la órbita administrativa del ministerio de De Vido.

Ya existen vínculos entre el director de KRK, Fernando Alfredo Giménez, y uno de los mayores negocios que generó YCRT. Se trata de la construcción de una central termoeléctrica.

La licitación pública para la mina emblemática para Santa Cruz fue ganada por la Unión Transitoria de Empresas (UTE) que formaron para ese proyecto al Grupo Isolux Corsan, Tecna, Ghesa ingeniera y Tecnología S.A.

El “representante” de esa UTE, según consta en los papeles oficiales, era Giménez.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.