Buscador


Un fiscal italiano marca la presunta mordida del ex presidente panameño Ricardo Martinelli

05-12-2014

Agafia Corp. es la controvertida sociedad anónima por la que se iban a canalizar millones de dólares en coimas –presuntamente para el italiano Valter Lavítola y el hoy expresidente Ricardo Martinelli– según la tesis del fiscal romano Paolo Ielo, quien desentraña los bien guardados secretos en el proceso por corrupción internacional en Panamá, tras la firma de los contratos entre el Estado panameño y Finmeccanica, en 2010.

¿Y cómo puede estar tan seguro este fiscal que Agafia recibiría dinero destinado a Martinelli y a Lavítola? Para empezar, este último lo confirmó en una llamada telefónica que sostuvo con el ex director comercial de Finmeccanica Paolo Pozzessere, quien comparte el banquillo de los acusados con Lavítola en el Tribunal de Roma.

La llamada fue interceptada por los fiscales de Nápoles el 13 de julio de 2011. En ella, Lavítola dijo algo tan comprometedor, que el fiscal Ielo no duda de que la empresa sea de Martinelli.

Lavítola le confió a Pozzessere que pretendía llegar a un acuerdo con el entonces presidente Martinelli para quedarse con el 35% de la sociedad Agafia Corp. Si la negociación prosperaba –cosa que parece haber pasado– Lavítola obtendría, al menos, 8 millones de dólares de los 250 millones de dólares que pagaría el Estado panameño por los contratos firmados con Finmeccanica.

¿Por qué negociaría Lavítola con Martinelli un tercio de las acciones de Agafia si el expresidente dice no tener nada que ver con esa sociedad? ¿Acaso el resto de las acciones eran de Martinelli? Justamente, de eso se trata. Ielo está convencido de que Agafia era del exmandatario y esta llamada viene a ser la confirmación de su tesis.

Agafia Corp. fue creada el 17 de junio de 2010, dos semanas antes de que Panamá firmara los contratos con Finmeccanica. La fecha haría suponer que Lavítola –antes de llegar a Panamá– ya tenía contactos en esta ciudad para crear Agafia y que vendría listo para cobrar.

El problema es que Lavítola –en sus propias palabras– tenía que negociar su participación accionaria con Martinelli. Ello hace suponer a los fiscales que la sociedad ya estaba creada cuando Lavítola llegó a Panamá, el 29 de junio de 2010, junto con el hoy ex primer ministro Silvio Berlusconi.

Pero lo más contundente es que los fiscales italianos desecharon la idea de que el dueño de Agafia fuera Lavítola por una sencilla razón: Nadie negocia su participación accionaria en una empresa de la que se supone es su propietario.

DATO REVELADOR

No obstante, si se quiere saber el verdadero dueño de Agafia habría que preguntarse quién creó esta sociedad. Como bien apuntó Telemetro Reporta hace unos meses en un reportaje, esa persona es la abogada panameña Nedelka Sotomayor.

Su nombre pasaría inadvertido si no fuera por el hecho de que figura en numerosas directivas de sociedades vinculadas a Gabriel Gaby Btesh y Felipe Pipo Virzi, ambos señalados como conspicuos miembros del denominado “círculo cero” del expresidente Martinelli.

Más información

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.