Buscador


Un grupo elitista anglosajón lanza un manifiesto en pro de un capitalismo más humano

15-05-2012

La profunda depresión que viven bastantes países desarrollados, entre ellos España, está deteriorando la confianza en el sistema capitalista, y una elite anglosajona integrante de éste ha lanzado una iniciativa en pro de un capitalismo no excluyente, de rostro más humano.

La iniciativa, denominada Henry Jackson Iniciative for Inclusive Capitalism, ha tomado el nombre del senador estadounidense muerto en 1983, que mantuvo un profundo compromiso con el pacto social (New Deal), el movimiento de los derechos civiles y la ecología. La plataforma, que dirige Fleur Brading, actuará independientemente del think tank anglosajón del mismo nombre, aunque comparta su espíritu intelectual y su web, y se encargará de abrir debates en todo el mundo sobre este asunto, con actuaciones centradas en Gran Bretaña y Estados Unidos.

El manifiesto, está elaborado por un grupo de trabajo liderado por Dominic Barton, uno de los directores de la cúpula de McKinsey y Lynn Forester, actual consejera delegada de EL Rothschild. Entre los miembros del grupo destacan también Lord Gabron, intelectual británico que fue presidente del grupo de medios de Guardian, Carly Fiorina, exconsejera delegada de Hewlett Packard, Robert Greenhill, que preside el World Economic Forum, Jim Leech, presidente del plan de pensiones de los profesores de Ontario, uno de los más notables de Canadá, Lawrence Summers, ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, y otras personalidades. Algunas de ellas no han destacado precisamente por cumplir con las recomendaciones, pero nunca es tarde para el arrepentimiento.

La iniciativa trabajará por el fortalecimiento de tres pilares, muy deteriorados con el capitalismo salvaje que ha reinado durante los últimos 30 años: la falta de equidad en el reparto de salarios y rentas, acabar con el cortoplacismo que ha reinado en la gestión empresarial especialmente por los pérfidos sistemas de compensación para los directivos y la presión cortoplacista del mercado. Por último, combatir el desempleo juvenil y el causado por la falta de conocimientos que reclama la nueva economía, debe estar en el centro de la gestión empresarial y de la política.

Los autores del manifiesto reconocen que los directivos han gestionado las empresas bajo la premisa cortoplacista de crear valor para el accionista más que velar por la salud a largo plazo del negocio, y los consejos de administración no detuvieron esa deriva. La recomendación es clara, hay que pasar al largo plazo, para lo cual las empresas no deberían dar guías sobre resultados trimestrales y deberían buscarse fórmulas para premiar la lealtad de los accionistas que operan a largo plazo. Los inversores institucionales deberían acortar sus carteras para poder ejercer mejor el papel de dueños. Estas son algunas de las recomendaciones sobre gobierno corporativo.

Sin embargo, la clave será el comportamiento ético. “Mejorar la ética del mundo de los negocios es fundamental para resolver los actuales problemas del capitalismo. Las recomendaciones sobre buen gobierno ayudarán, pero el núcleo del problema es la ética, en donde debe producirse casi una revolución, porque los comportamientos han sido inmorales más que ilegales. Solo si la gente es consciente de la dimensión moral de sus actuaciones evitaremos que los problemas se repitan”, subraya el manifiesto.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.