Buscador


Uruguay es el país de América Latina con menor índice de corrupción

26-01-2017

La ONG anticorrupción, Transparencia Internacional, (TI) advirtió este miércoles contra la “corrupción sistémica” y la “desigualdad social” que generan un “contexto propicio para que se impongan los políticos populistas”, y criticó los primeros pasos del presidente estadounidense Donald Trump.

Cada año, TI establece la lista de los países en función de una escala que va de cero a 100, de los más corruptos a los más virtuosos, según los datos recogidos por 12 organismos internacionales, entre ellos el Banco Mundial, el Banco africano de Desarrollo o el Foro Económico mundial.

Como era de esperar, los países nórdicos — Dinamarca (1º, junto a Nueva Zelanda), Finlandia (3º), Suecia (4º), Noruega (6º)– ocupan lo más alto de la clasificación.

En lo más bajo de ella figuran países asolados por conflictos como Somalia (176º y último), Sudán del sur (175º) o Siria (173º).

En América Latina, el peor clasificado es Venezuela (166º), México es 123º, y los mejor valorados son Uruguay (21º) y Chile (24º).

“Durante 2016 vimos que en todo el mundo la corrupción sistémica y la desigualdad social se refuerzan recíprocamente, y esto provoca decepción en la gente hacia su clase política”, indica en un comunicado esta ONG basada en Berlín, que publica su nuevo “Índice de percepción de la corrupción 2016”.

Desigualdad y corrupción generan “un contexto propicio para la emergencia de populismos”, asegura TI, que evalúa a 176 países.
Los casos de corrupción a “gran escala”, como los de “Petrobras y Odebrecht en Brasil (…) muestran cómo la colusión entre empresas y políticos arrebata a las economías nacionales miles de millones de dólares de ingresos que se desvían para beneficiar a unos pocos, a costa de la mayoría”.

“Este tipo de corrupción –prosigue la ONG– a gran escala y sistémica redunda en violaciones de derechos humanos, frena el desarrollo sostenible y favorece la exclusión social”.

Por ello, la puntuación de Brasil (79ª posición) en el índice de percepción de la transparencia ha descendido significativamente en comparación con cinco años antes, tras “la revelación de sucesivos escándalos de corrupción en los que se vieron envueltos políticos y empresarios de primera línea”.

Sin embargo, prosigue TI, “el país ha demostrado este año que, mediante el trabajo independiente de los organismos encargados de la aplicación de la ley, es posible exigir que rindan cuentas personas que antes se consideraban intocables”.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.