Buscador


Uruguay ya no da tanta importancia a saber inglés para ser diplomático

12-01-2018
La cancillería atraviesa una fase de cambios internos que se expresa fundamentalmente en la discusión del cambio del estatuto del servicio exterior que agitó las aguas en la interna del ministerio.
Sin embargo, mientras se discute el estatuto que rige la actividad de los diplomáticos, el gobiernointrodujo cambios –a través de un decreto publicado el 22 de diciembre- al mecanismo de ascenso de los funcionarios de carrera pertenecientes al servicio exterior (secretario de segunda, secretario de primera, consejero y ministro consejero).
Uno de los cambios más llamativos que introduce el decreto para ascender en la carrera diplomática es la disminución en un 50% de la ponderación que se le da al idioma inglés desde el punto de vista cuantitativo, y cualitativo -ya no se requiere rendir una prueba sino que basta con acreditar un nivel B2.
En las instancias de ascenso que se hicieron hasta el año pasado el inglés valía hasta un 6% del total del concurso en caso de que el participante sacara el máximo previsto en la prueba (12 puntos). El decreto del Ejecutivo bajó el porcentaje de inglés a la mitad y ahora tiene una ponderación del 3% sobre el total del concurso.
El otro cambio relevante es que -en la modalidad anterior- para obtener la totalidad de los puntos había que dar una prueba de inglés en el instituto Anglo que recibía una calificación del 1 al 12 y en el que la parte oral tenía un peso del 70%.
Con la nueva disposición, el concursante solo tiene que acreditar tener nivel B2 (First Certificate según la escala del Consejo Británico), el nivel más básico que adquiere cualquier estudiante de inglés y al que en Uruguay se accede generalmente en el liceo.
De manera que la nueva disposición de la cancillería para el ascenso de la carrera profesional no discrimina demasiado entre quienes saben algo o mucho inglés.
Otro de las novedades que introduce el decreto es la forma para concursar el ascenso al grado de ministro consejero (el último eslabón concursable, en tanto que los ministros y embajadores son designaciones directas del Ejecutivo).
La provisión de cargos de ministro consejero ahora se realizará bajo modalidad de tesis con la elección de un tema particular por parte del concursante, quien deberá defender su trabajo ante un tribunal. Con este cambio no se conserva el anonimato en el último concurso de la carrera.
Otro punto que se modifica la nueva refiere a la antigüedad de los funcionarios. En el régimen anterior se consideraba, para la adjudicación de puntaje, la antigüedad global en el escalafón. El nuevo decreto establece que con cada ascenso se “resetea” la antigüedad. “La antigüedad a que hace referencia el artículo 3º se refiere únicamente a la antigüedad en el cargo actual”, se afirma en el artículo 6 del decreto.

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.