Buscador


Lobbies

El sector del lobby exige a Obama que deje de atacar a la profesión

20-03-2012

La Liga Americana de los grupos de presión que representa a una industria, que mueve anualmente más de 3.000 millones de dólares en Estados Unidos, ha exigido al presidente Obama, en  una dura carta, a bajar el tono insultante contra la profesión que viene empleando en sus últimas intervenciones públicas. La tensión entre Obama y la patronal lobista se recrudece en plena campaña por las elecciones presidenciales de noviembre.

“Nos acusa a los grupos de presión de ser la fuente primaria de la disfunción política”, subraya Howard Marlowe, presidente de la The American League of Lobbyists (ALL) en una carta dirigida a Obama. “Estamos especialmente preocupados de que las posiciones que ha tomado fuerzan a muchos lobbies a darse de baja del registro”, acusa Marlowe al presidente. “Nuestra principal preocupación con la cancelación del registro es que los ciudadanos acaben por desconocer la identidad de quiénes de verdad hacen lobby”, subraya. Al ser  preguntado sobre la actividad de  los grupos de presión Obama reconoce tener un problema de percepción: “la mayoría de nosotros sólo pensamos en ellos como las personas que trabajan para las compañías de cigarrillos”.

La tensión entre Obama y la patronal lobista aumenta ante las elecciones presidenciales del próximo noviembre. El presidente Obama critica repetidamente la “influencia corrosiva de dinero en la política” y hasta ha llegado a proponer la prohibición de los grupos de presión para recaudar fondos para los candidatos. Pese a denostarlos en público, el presidente se ve obligado a contratar a los lobbies para conseguir donaciones en su nueva carrera hacia la Casa Blanca.

En Estados Unidos la entidad que más invierte en grupos de presión es la Cámara de Comercio, con un presupuesto anual cercano a los 600 millones de dólares. Le siguen  los grupos empresariales más poderosos, Northrop Grumman, 164 millones; Exxon Mobil, 160; Boeing, 152; Lockheed Martin, 126; General Motors, 117; Pzifer Inc, 112,5 o Microsoft, 100 millones de dólares (cantidad similar a la que gastan los lobbies que operan en España).

La complicada relación de Obama con la industria del lobbie viene de antiguo. “Nunca me he sentido del todo cómodo con el término ‘intereses especiales’, que junta bajo el mismo apelativo a Exxon Mobil y a los albañiles, al lobby farmacéutico y a los padres de los niños con necesidades especiales”, afirmaba Obama en su libro “La audacia de la esperanza”, publicado en España en 2008. “Para mí no es lo mismo un grupo de presión empresarial cuya fuerza se basa exclusivamente en el dinero, que un grupo de individuos que sostienen las mismas ideas –ya sean trabadores textiles, aficionados a las armas o familiares de granjeros- y que se unen para defender sus intereses. Creo que no son lo mismo aquellos que usan su poder económico para magnificar su influencia política mucho más allá de lo que justificaría su número, que aquellos que simplemente tratan de unir la fuerza de sus votos para conseguir convencer a sus representantes. Los primeros atacan la idea misma de la democracia. Los segundos su esencia”.

Ahora, en pre campaña electoral, los asesores de Obama han puesto en marcha una iniciativa para la que también solicitan donaciones. El Equipo de la Verdad es una red de partidarios del presidente comprometidos a responder a lo que consideran ataques infundados. “Cuando se enfrenta a alguien que tergiversa la verdad,  puede encontrar todos los datos que necesita aquí mismo, junto con la forma de compartir el mensaje con el que tiene que escuchar”, aconsejan los defensores de Obama.

 

Desde La Celosía recomendamos la lectura relacionada de:

 

Ex asesores de Obama se convierten en lobistas codiciados por las multinacionales

Tony Podesta, generoso donante de Obama, da lecciones de buen lobista en la Fundación Del Pino

 

Compartir en Redes Sociales



Permitida la reproducción parcial o total de los contenidos de lacelosia.com siempre que se cite su procedencia y se añada un enlace a ésta.